27 febrero, 2021

La Nueva Gaceta Today

Noticias y novedades sobre el mundo, Última hora sobre deportes, finanzas, nacional, política, tecnología

¿Cuál es la mejor eficiencia energética?

3 minutos de lectura

La eficiencia energética y la energía renovable serán dos herramientas útiles que pueden dominar el mundo. Hoy en día, las políticas están siendo dirigidas a explotar esta clase de mercado, sobre todo para reducir efectos contaminantes. De lo contrario y no llegar a un consenso, las consecuencias pueden ser garrafales, como informa fuentes de noticias.

No obstante, en cuanto a consumo eléctrico se refiere, la concientización de la eficiencia de la energía está evolucionando. Ahora, es más común evidenciar edificios que son energéticamente estables o eficientes, así como artefactos eléctricos con tal particularidad. No cabe duda que, en cuestión de poco tiempo, las grandes empresas seguirán explotando este campo.

Antes que nada, familiarizarse un poco más con saber qué es la eficiencia energética es importante

Por si todavía no se sabía, el uso indiscriminado de la energía también afecta al planeta. El desperdicio de la misma y el sobre-exceso de emisiones de energía, acrecientan el calentamiento global en general. 

Por ende, se han desarrollado políticas y tratados internacionales que están relacionados con la implementación de la eficiencia energética. De hecho, ahora es cada vez más común que los artefactos estén fabricados bajo este concepto. 

En cuanto a su definición, la eficiencia de energía es el uso adecuado de la misma en relación a energía no renovable. Gracias a este método, se busca reducir o utilizar de la manera correcta, estas fuentes limitadas de poder. 

Además, busca concientizar a las personas sobre el uso de la energía renovable a corto plazo para salir del bache. Pero no solamente hacer gala de la misma, sino proporcionarle la dirección y uso correcto como tal. 

La eficiencia energética se clasifica en clases o tipos. ¿Cuál es la mejor y más indicada?

En Stechome, también se busca concientizar sobre la eficiencia de la energía. Para ello, es necesario conocer cómo está clasificada la misma desde que surgió la premisa. En este punto, es importante tomar en consideración las etiquetas que reflejan que un producto es energéticamente eficiente. 

La etiqueta de eficiencia energética, proporciona información fidedigna sobre el consumo de energía de un determinado producto. En ella, se utilizan las letras desde la A hasta la G, donde se indica cuán optimizado está un artefacto en específico. 

Además, la etiqueta ayuda a tener una idea clara del consumo de los artefactos que la porten. Desde cuánto voltaje pueden utilizar al año, así como las emisiones de CO2 y otras funciones asociadas en general.  

La clase A

Como es de esperar, aquellos electrodomésticos o artefactos clasificados con la A, son los más optimizados. De hecho, está comprobado que su eficiencia energética es un 50% más marcada en comparación a artefactos tradicionales. Por ende, el ahorro de energía está totalmente marcado en estos productos. 

Las clases B y C

En cuanto a ahorro de energía se refiere, la clase B indica una eficiencia del 25% o más, pero no mayor al 50%. Por el contrario, y con respecto a la C, alberga a los productos con un ahorro de energía del 10% pero no mayor al 25%. 

Clases D y E

Cuando un producto está etiquetado con este tipo de categoría, se refiere a que su consumo está en el promedio. Es decir, no está totalmente optimizado para el ahorro de energía, por lo que funcionará sin prestar demasiada atención a ese aspecto. 

Por último, las clases F y G

Como es de esperarse, son las clases más alejadas del ahorro energético y las menos comunes en una etiqueta de eficiencia. Está comprobado que consumen hasta un 25% más de energía que el promedio en lugar de ahorrar. Como consecuencia, en cuanto a eficiencia energética, no es el mejor resultado a obtener.