3 diciembre, 2021

La Nueva Gaceta Today

Noticias y novedades sobre el mundo, Última hora sobre deportes, finanzas, nacional, política, tecnología

Cómo funcionan los divorcios amistosos, por Atena Abogados

3 minutos de lectura

Cuando un matrimonio tiene problemas irreconciliables, busca terminar su relación mediante un divorcio. Normalmente, este proceso y romper el vínculo de una pareja es largo y tedioso.

Se presentan dificultades como quién se quedará con la casa o quien asumirá la crianza de los hijos. Para evitar este tipo de inconvenientes, lo mejor son los divorcios amistosos. La pareja debe ponerse de acuerdo y decidir terminar la relación de la mejor manera posible, para no afectar a los hijos ni a ellos mismos. En Atena Abogados, ofrecen un servicio especializado para el trámite de divorcios de cualquier tipo.

Cómo son los divorcios amistosos

En España, desde el año 2005, no es necesario alegar una causa para solicitar un divorcio. El único requisito exigido es que la pareja tenga al menos 3 meses desde que se hizo efectiva su unión.

Un divorcio siempre será un proceso que implica mucho tiempo y que genera desgaste emocional para las partes. Por tal motivo, lo más recomendado por los especialistas de Atena Abogados es que la pareja decida separarse a través de un divorcio amistoso.

Los divorcios amistosos son aquellos en los cuales ambas partes acuerdan, con ayuda de los abogados que los representan, la manera en la cual se llevará a cabo la separación, sin necesidad de la celebración de un juicio. Las partes presentan la demanda en conjunto o lo hace solo una de ellas con el consentimiento de la otra y, en estos casos, es posible que ambas estén representadas por el mismo abogado.

Las ventajas de los divorcios amistosos

Aunque el divorcio se lleve a cabo de forma amistosa, siempre tendrá un impacto considerable en los sentimientos y emociones de las partes, más aún si hay niños de por medio. Los divorcios amistosos son más ventajosos y menos traumáticos que aquellos en los cuales los implicados no se ponen de acuerdo. Mientras que un proceso de divorcio contencioso o conflictivo puede durar varios años, uno amistoso puede finalizar en tres meses.

Además, los divorcios amistosos son más económicos, pues los honorarios de los abogados no suelen ser tan altos cuando los casos son menos complejos y las partes ahorran en cantidad de desplazamientos y cualquier otro gasto inherente. Por otro lado, los implicados se enfrentan a menos estrés y su relación suele ser mejor cuando termina el proceso, lo cual es más beneficioso para el matrimonio que tiene hijos.

Los divorcios amistosos requieren la asesoría de abogados especializados en derecho civil, quienes asesorarán a las partes para que tomen las decisiones más adecuadas que traigan menor impacto al proceso. En ese sentido, Atena Abogados cuenta con especialistas en esta rama y en cualquier otra en la que un individuo requiera defensa y representación.